• Daniela Foccaci, Gabriela Sepúlveda y Ángela Tarifa sacaron la cara por la Región de Arica y Parinacota con sus emprendimientos.

De Arica provienen las tres emprendedoras regionales que triunfaron en el concurso “Impulso Chileno”, iniciativa de Fundación Luksic en alianza con la Corporación Simón de Cirene y la Escuela de Administración UC, que premió por primera vez a 200 postulantes de todo el país y entre quienes se repartirá un fondo de hasta 1.000 millones de pesos.

En esta IV versión participaron más de 14 mil emprendedores. El 55% de los ganadores son mujeres y el 62% proviene de regiones.

La Región de Arica sacó la cara con tres emprendimientos del rubro de comercio y servicios, de tres mujeres luchadoras. Uno de ellos fue el de la ariqueña Daniela Focacci, propietaria de Dharma, una escuela de yoga y bienestar situada en su ciudad natal, Arica.

Yoga y bienestar

Daniela cuenta que su emprendimiento partió en agosto de 2012 luego de realizar su primer instructorado de hatha yoga tradicional, una disciplina que cautivó su corazón, mente y cuerpo; dando paso así a la dedicación exclusiva de instrucción de yoga en sedes sociales, gimnasios, en la playa, en el parque, de manera itinerante, ya que carecía de un espacio físico establecido para llevar a cabo su actividad en forma privada.

En ese tiempo la emprendedora ariqueña tomó muchísimos proyectos sociales donde se dio a conocer y así fue posicionándose, y abriéndose paso en la ciudad de Arica.

“Ha sido un camino complejo, porque ser independiente tiene muchas ventajas pero también desventajas, pero cuando le pones corazón y eres perseverante puedes seguir adelante”, relata.

Recuerda que fue en octubre del año pasado ya instalada en su nuevo hogar, el que habilitó como sala de clases de yoga, que revisando el Instagram de Dharma vio la propaganda de Impulso Chileno. “Llené el formulario el 3 de octubre, un día antes del cierre de las postu laciones, con muchas expectativas, y mucha fe”, comenta.

Daniela se siente infinitamente afortunada de haber ganado este concurso porque “siento que respaldan mi convicción de que mediante yoga podemos construir un mundo mejor, donde se da un espacio importante a la respiración consciente, para el autocuidado y para la salud”.

Con el premio comprará implementos para llegar a más personas que necesiten conocer la práctica de yoga como terapia, arreglará el espacio que habilitó y elaborará un stock de productos con su marca. “Me gustaría registrar mi marca y digitalizar mi emprendimiento para poder crecer”, dice esperanzada.

Cajas autoarmables 

Otro de los emprendimientos ganadores es el de Gabriela Sepúlveda con su proyecto “BoxVoni”, a través del cual comercializa cajas autoarmables hechas de cartón, en diferentes tamaños y formatos, amigables con medio ambiente. Las cajas son utilizadas, ya sea para alimentos, ropa, zapatos, manualidades, entre otros productos y para una mejor presentación.

Se dice que las grandes ideas surgen de una necesidad y el caso de Gabriela no fue la excepción, ya que cuando partió el camino del emprendimiento con sus desayunos saludables a inicios de la pandemia, en 2019, se dio cuenta de lo difícil que fue encontrar empaque, las conocidas cajas de cartón.

En ese momento surgió la idea de emprender como proveedora de cajas autoarmables a la región con la ayuda de su marido, que trabaja en transporte, ya que el comercio independiente dependía de Santiago para surtirse de aquel tipo de embalaje.

Así de casual, su emprendimiento partió. “A poco más de dos años, me encuentro con un emprendimiento que nació de un día a otro, aprendiendo día a día sobre las cajas de cartón pero también de los clientes”, destaca.

En ese caminar, buscando apoyo económico, para crecer en su negocio fue que postuló al concurso Impulso Chileno, el cual conquistó. Contó que con el premio obtenido sumará una máquina para ofrecer un servicio adicional con el que hoy día no cuenta.

“Una máquina serigráfica donde, a parte de vender el empaque, podré ofrecer la alternativa de personificar la caja, con el logo, datos del emprendimiento y nombre”, explica.

Laboratorio a domicilio

El tercer emprendimiento ganador es el de Ángela Tarifa, quien obtuvo uno de los primeros lugares con “UBK.LAB”, un laboratorio clínico que presta un servicio de toma de muestras domiciliario y presencial, así como agendamiento online.

El nombre elegido para su emprendimiento proviene de Unbroken, que significa imparable. Y responde a la necesidad que surgió en la pandemia por acelerar la entrega de exámenes de laboratorio y de PCR en la ciudad de Arica, según explica su creadora, Angela Tarifa.

Amante de su profesión, esta tecnóloga médica comenzó su emprendimiento después de trabajar seis años en una clínica de Arica. “Cuando llegó la pandemia tuvimos muchas ideas de cómo aportar a sobrellevar la pandemia ante la demora de exámenes de PCR porque había que enviarlos a fuera y por más que insistimos que adquieran antígenos para darle solución a las personas, había mucho protocolo que cumplir”, cuenta Angela.

Ello motivó a esta profesional y a sus compañeros de la salud a independizarse creando un laboratorio pequeñito orientado a la atención domiciliaria y presencial del adulto mayor y de los niños, de manera personalizada e integral para acompañar a los pacientes en todo el proceso.

“En estos momentos estamos creciendo de a poco, ganamos el concurso de Impulso Chileno, que nos está dando una mano súper fuerte, súper potente en la parte administrativa y de marketing digital”, relata la emprendedora.

Los 200 emprendedores ganadores recibirán financiamiento, de entre 3 y 5 millones de pesos; acompañamiento académico con clases dictadas por la Escuela de Administración de la Pontificia Universidad Católica de Chile y mentorías personalizadas, a cargo de Simón de Cirene.

Ángela Tarifa, dueña del laboratorio UBK.LAB.

Daniela Focacci, dueña de la escuela de yoga y bienestar “Dharma”.
Nota publicada en el Diario La Estrella de Arica